lunes, junio 20, 2011

Mis Instantes

¿Qué significa la palabra perdón?

Significa empezar a vivir después de estar en agonía
Significa el inicio a la libertad y a la abundancia.


¿Si en estos momentos me preguntaran que deseo con todo mi corazón?
Mi respuesta sería ‘’ Estar en el regazo de mi madre ‘’
Solo una madre puede entendernos con tan solo mirarnos, 
solo una madre sabe darnos consuelo con la ternura de sus caricias y el calor de sus abrazos.

''Definitivamente mi vida cambió aquella noche en que morí, cuando volví a nacer todo fue diferente, mi manera de pensar ya no fue tan pobre ni mi diario vivir miserable, recibo día a día a manos llenas todas las riquezas que habitan en esta hermosa tierra y en este bello universo, están ahí son para mi, solo esperando a 
que yo las tome para mi, para los míos y para quien me rodea, Todo esto fue aquella noche en que morí. ‘‘





¿Dónde estás libertad?
¿Cuántas  veces deseamos con el alma liberarnos de algún mal sentimiento o de algo en definitivo sin logro alguno?
¿cuántas  veces pedimos a gritos no sentir, desear, o añorar sin lograrlo?
¿Por qué  nos aferramos a sentimientos o personas que llegaron a nuestra vida?
Cuando la vida nos da la oportunidad de conocer personas por alguna razón es obvio que es por algo.
Por eso siempre decimos que las cosas no pasan solo por pasar o que las personas no llegan a nuestra vida solo por que si.

Yendo por los caminos de la vida, se puede decir que viviendo por vivir tuve la oportunidad de sentirme viva nuevamente gracias a las palabras bellas y los instantes hermosos que una persona me regaló, fueron tantos y tan bellos que se que jamás le olvidaré, ¿pero y siempre pensé yo así? no siempre pensé así.

No aceptaba yo que amar es libertad, quizá en algunos momentos yo le exigí tanto que sin querer lo estaba alejando de mi lado, pero yo me aferre a esa hermosa ilusión como si fuera una tabla de salvación que sin querer y por mi lucha constante por salir de donde estaba lo estaba hundiendo junto conmigo.

Poco a poco le vi irse de mi vida como arena entre mis manos, sus palabras fueron menos y su ausencia mas, ya no tuve sus besos ni el calor de sus abrazos, sus risas y sus pensamientos ya no fueron míos, sus palabras de amor fueron esporádicas.

No él no cambió, era yo quien pensaba diferente, era yo quien no sabía de libertad ni de amar correctamente, una persona que conozco solo de letras me ha enseñado muchas cosas entre ellas la manera de querer con libertad, esa misma persona me habló del libre albedrío y de cómo liberarse de sentimientos que no nos ayudan para hacer felices a quien nos rodea, me habló de cómo AQUEL que nos creó por amor nos perdona sin pedirlo dos veces y de la libertad que ÉL nos da cuando confesamos abiertamente nuestros sentimientos sean buenos o malos, para mi fue como quitarme una enorme lápida de mi espalda.

Pero ¿y fue fácil?

¡Claro que no fue fácil! 
Se podría decir que fue como el águila que renueva su pico cada cierto tiempo, entre sufrimiento y llanto, entre golpe y caída, pero no me arrepiento de haber pasado por todo eso para lograr mi libertad, ahora yo si puedo decir que SI es verdad que las personas llegan a nuestra vida por algo y yo puedo decir que esa persona llegó a recordarme que soy una persona que está aquí para amar y ser amada y también llegó para darme una libertad la cual yo no sabía que existía.

Ahora se donde esta la libertad, la libertad está en nosotros mismos.

Patricia Rocher
¿El resultado de una infidelidad?
Una vida llena de celos y de amarguras.

Patricia Rocher