martes, febrero 16, 2016

No, no me avergüenzo de ser cristiana católica, mucho menos de venerar y honrar a la madre de Jesucristo nuestro señor, no me da pena hablar de quien me dio la vida y lo mucho o lo poco que tengo, algún día me iré ¿y que me llevaré? Solo el amor de los míos y especialmente el amor de Dios, de nuestro Sr Jesucristo y de María su venerable madre.(prh)

1 comentario:

Unknown dijo...

EXCELENTE....... DEMOS GRACIAS A DIOS POR LOS REGALOS TAN PRECIOSOS QUE NOS HA CONCEDIDO AL DARNOS PRIMERO UN PUEBLO EL PUEBLO JUDÍO COMO BASE DE LANZAMIENTO PARA SU HIJO JESÚS NOS DA PUES TAMBIÉN A SU UNIGÉNITO LLENO DE TODO AQUELLO QUE POR DERECHO TIENE, HA SABER, SABIDURÍA,CIENCIA, PODER, EN ESTAS TRES PALABRAS SE ENCIERRAN TODAS LAS VIRTUDES DE DIOS DE LAS CUALES EL AMOR QUE ES DIOS MISMO ENTREGA SU VIDA MATERIAL PARA QUE RECONOZCAMOS QUE LA VIDA ESPIRITUAL ES MILLONES DE BESES SUPERIOR Y ES EN ESTA VIDA A LA QUE ESTAMOS LLAMADOS A COMPARTIR CON LA GRAN FAMILIA DE DIOS